¡ESTA SEMANA NOS DAMOS UN DESCANSITO! Así que si realizas hoy un pedido, saldrá el lunes 25 de octubre. ¡Gracias por seguir aquí!

Sobre Júlia Castro Jewelry

Detrás de este proyecto 3.0 bautizado como Júlia Castro Jewelry hay una persona: la Júlia de piel y hueso que intenta disfrutar al máximo de su paso por este mundo y vivir de la manera más coherente posible.

Este proyecto tan personal nace pocos meses antes de que la COVID-19 llegase a nuestras vidas para colapsarla. Y, aunque llevo dedicándome a la creación de joyas desde 2009, no fue hasta septiembre de 2019 cuando decidí dejarlo todo para apostar por crear joyería en sintonía con mi ética y valores. Así que, sí, la pandemia llegó justo cuando estaba levantando los pilares de lo que ahora es Júlia Castro Jewelry. Y desde entonces, aquí sigo, construyendo paso a paso.

Todas las piezas y colecciones que encuentras en este espacio nacen de reflexiones y sentimientos que afloran en mí y la joyería es el medio para expresarlas y compartirlas contigo. Parte de mi filosofía consiste en trabajar con producciones a pequeña escala para poder cuidar el proceso de creación de todas ellas. Esto hace que cada vez que decidas llevar contigo una de mis piezas, ha sido hecha a mano de principio a fin, sin moldes ni intermediarios ni piezas prefabricadas. Siempre tendrá algún detalle que hará la tuya diferente de cualquier otra.

Uno de los aspectos positivos de crear con las manos de manera consciente es que puedes ver cómo han sido creadas las piezas. Puedes despejar ese velo de dudas y desconocimiento bajo el que se ha cimentado el campo de la fast fashion, para que puedas conocer y disfrutar de saber cómo se han hecho esas piezas que te han enamorado y con las que vas a compartir camino.

Quiero aprovechar este espacio que está en continuo crecimiento para compartir contigo todos los conocimientos que tengo y los que vaya adquiriendo por el camino. Júlia Castro Jewelry no solo es un espacio de creación, también es un lugar dedicado a ti y para ti. Un lugar en el que sentirte como en casa: tienes las puertas abiertas para que me escribas, preguntes y/o cuentes tu historia.

Gracias por formar parte de este camino.

J.